naufragio

El naufragio

Artículo de Federico Mayor Zaragoza, presidente de DEMOSPAZ

Desde el naufragio de una civilización que cambió por dinero sus valores éticos. Y la justicia social quedó marginada. Al igual que el sistema multilateral democrático, las Naciones Unidas, sustituidas por grupos plutocráticos (G.6, G.7, G.8, G.20), han aumentado todavía las desigualdades, que han practicado la explotación cuando era más necesaria y apremiante que nunca la cooperación.

No me canso de repetir que es intolerable sobre todos los puntos de vista que cada día mueran de hambre más de 20,000 personas, la mayoría niños y niñas de 1 a 5 años de edad, al tiempo que se invierten en armas y gastos militares 4 mil millones de dólares.

Leer más


logo-apdhe

Rosa Meneses, finalista del premio de Periodismo de Derechos Humanos 2016

Rosa Meneses, miembro del Instituto DEMOSPAZ, es finalista del premio de Periodismo de Derechos Humanos 2016, que concede la Asociación Española Pro Derechos Humanos (APDHE). Meneses comparte candidatura con el también periodista Alberto Rojas por su cobertura sobre la problemática de los refugiados. La candidatura ganadora se decide por votación en la web de la Asociación. El plazo para votar termina el 30 de octubre.

Rosa Meneses es reportera de la Sección de Internacional del diario El Mundo, especializada en Oriente Próximo y Norte de África, desde 1999. Como enviada especial ha cubierto sobre el terreno atentados terroristas, conflictos, abusos contra los Derechos Humanos y catástrofes humanitarias entre los que destaca la guerra del Líbano de 2006, la revolución de Túnez en 2011 y los conflictos de Libia y Siria. Desde 2011, cubre las revoluciones árabes y sus consecuencias humanitarias, viajando especialmente a los campos de refugiados y desplazados de Jordania, Líbano e Irak. También ha trabajado como reportera en Argelia, Marruecos, Yemen, Irán, Egipto, Sudán y los países del Golfo, entre otros lugares.

Alberto Rojas es historiador de formación y reportero de vocación. Lleva seis años cubriendo el África subsahariana sobre el terreno. Fruto de la relación de este continente con las rutas migratorias desde África, ha cubierto la llegada de refugiados a las costas griegas en las playas de Kos y Lesbos y en pleno paso de los Balcanes.


articulo-el-pais

Las religiones monoteístas y el mediterráneo

Juan José Tamayo, miembro de DEMOSPAZ y director de la Cátedra de Teología y Ciencias de las Religiones, de la Universidad Carlos III de Madrid.

Las religiones monoteístas, judaísmo, cristianismo e islam, han conformado las culturas y sociedades del Mediterráneo, unas veces contribuyendo al diálogo intercultural, al encuentro intercivilizatorio y a la convivencia pacífica, y otras atizando las guerras, los choques y enfrentamientos entre civilizaciones, culturas y creencias religiosas. Hoy pueden contribuir a cambiar la realidad mortífera de este mar por mor de la insolidaridad de Europa a condición de que renuncien a sus fundamentalismos y asuman el pensamiento crítico, el lenguaje simbólico y la práctica de la solidaridad.

Tienen que optar por la duda, en vez de por el dogmatismo; por la interidentidad, en vez de por las identidades religiosas frentistas. Es lo que recomendaba Juan Goytisolo en el discurso de recepción del Premio Cervantes: “Dudar de los dogmas y supuestas verdades como puños nos ayudará a eludir el dilema que nos acecha entre la uniformidad impuesta por el fundamentalismo de la tecnocracia en el mundo globalizado de hoy y la previsible reacción violenta de las identidades religiosas e ideológicas que sienten amenazados sus credos y esencias”.

Leer más


“El tiempo de la paz y el tiempo de los derechos humanos no están acoplados, no van al mismo ritmo”

Los resultados del plebiscito colombiano para refrendar los Acuerdos de La Habana entre el Gobierno de Colombia y las FARC-EP, que con un estrecho margen y una baja participación dieron como ganador al ‘No’, produjeron sorpresa y decepción. El proceso para poner fin a una guerra de más de 50 años no fue fácil, pero resultó ejemplar en muchos aspectos suscitando el apoyo unánime de la Comunidad Internacional. Entre sus virtudes está el haber incluido la perspectiva de género.

Entrevistamos a Carmen Magallón, directora de la Fundación Seminario de Investigación para la Paz y presidenta de WILPF España, que ha seguido de cerca el proceso de paz. Ha visitado distintos lugares del país desde 2010 y ha asistido invitada a la II Cumbre Nacional de Mujeres y Paz, que se celebró en Bogotá del 18 al 21 de septiembre de 2016. Dicha cumbre, convocada por nueve plataformas/redes de organizaciones, reunió a más de 600 mujeres, visualizó el importante papel jugado por ellas en el logro de los Acuerdos y trabajó en la preparación para colaborar en su puesta en práctica en los territorios. La Cumbre fue apoyada por ONU Mujeres y respaldada con su asistencia y participación por mandatarios nacionales e internacionales.

Al término de esta entrevista nos llega la noticia de la concesión del Premio Nobel de la Paz al Presidente Santos, lo que sin duda reforzará su apuesta decidida por la Paz.

Leer más


Mayor Zaragoza Berlin

“Desarme para el Desarrollo Humano: de una Cultura de Guerra a una Cultura de Paz y No Violencia”

El presidente de DEMOSPAZ, Federico Mayor Zaragoza,  ha participado en el  IPB World Congress 2016 on Military and Social Spending, organizado por el International Peace Bureau (IPB) en el marco de la Campaña Mundial sobre el Gasto Militar. Mayor Zaragoza ha denunciado que “es moralmente inaceptable que cada día mueran de hambre más de 20.000 personas al tiempo que se invierten en gastos militares y armamento 3.000 millones de dólares”.

El presidente de DEMOSPAZ apuesta por un tiempo de acción porque de seguir en esta línea, pueden alcanzarse puntos de no retorno. Existen ya múltiples diagnósticos. “Los principios democráticos –como se define con tanta exactitud y visión en la Constitución de la UNESCO para guiar a la humanidad– deben ser incorporados como referencia esencial personal y colectiva en el comportamiento cotidiano y en el marco político”, ha asegurado Mayor Zaragoza. El presidente de DEMOSPAZ ha advertido que “si no hay evolución habrá revolución y que la diferencia entre estas dos palabras es la “r” de responsabilidad. Dejemos de seguir a los irresponsables y, con urgencia, facilitemos la transición de una economía basada en la especulación, la deslocalización productiva y la guerra a una economía de desarrollo sostenible y humano, liderada por un multilateralismo democrático y eficiente”.

Tenemos que pasar del poder de la fuerza a la fuerza de la palabra. Debemos inventar el futuro. Cada ser humano es capaz de crear: esta es nuestra esperanza, según Mayor Zaragoza. Como dijo el Presidente John F. Kennedy en junio de 1963: “No hay ningún desafío que se sitúe más allá de la capacidad creativa distintiva de los seres humanos”.

Conferencia de Federico Mayor Zaragoza


sialapaz

Colombia: la desolación del No

Araceli Manjón-Cabeza Olmeda, miembro de DEMOSPAZ y profesora titular de Derecho Penal de la Universidad Complutense de Madrid.

Desde el Gobierno se dijo antes de la consulta que no habría plan B. Pero, afortunadamente, el presidente Santos ha anunciado que no tira la toalla, que se mantiene el cese al fuego y que se reunirá con los partidarios del No para buscar otra salida. Curioso el escenario que quedará: el Gobierno –con gran apoyo internacional- y las FARC, por un lado, y los que se han opuesto a los Acuerdos, por otro.

Colombia partida por la mitad

Los detractores quieren renegociar algunos aspectos que han utilizado como caballo de batalla en su campaña por el No: la aplicación de penas inferiores a las ordinarias, la elusión de la cárcel para los que colaboren con la consecución de la paz y la garantía de 10 escaños, aunque no se consigan en las urnas, para los que se constituyan como opción política en las elecciones de 2018 y 2022. Uribe y otros  han agitado estos temas y han silenciando todo lo positivo, confundiendo conscientemente lo que no se puede confundir: una cosa es la justicia ordinaria que se aplica estando vigente el conflicto, o sea, penas muy graves que buscan la justicia absoluta y retributiva, pero que no resuelven la guerra y, otra cosa muy distinta es la Justicia transicional: se trata del conjunto de medidas que permiten a sociedades rotas por la guerra, la desintegración nacional o la dictadura, transitar hacia la paz, la reconciliación o la democracia. ,Las menores penas o la amnistía son el precio que ha de pagarse para lograr la paz, aflorar la verdad, conseguir la reparación y garantizar la no repetición. Si se hubiese pretendido aplicar la justicia ordinaria, nada de esto se habría pactado. No me cabe duda: hay que pagar ese precio y, a la vez, satisfacer a las víctimas, reconociéndolas, reparando su sufrimiento y honrrándolas, porque las víctimas tienen derecho  a todo, pero no a arriesgar la paz.

Leer más