Nuevo Informe del Centres Delás de Estudios por la Paz “Los drones armados y los drones autónomos: una escalada de nuevas armas contra la ética y las personas”

drones

En marzo de 2019, el Instituto DEMOSPAZ se sumó a la campaña “Stop Killer Robots”, coalición internacional liderada por ICRAC (Comité Internacional contra las Armas Autónomas) que trabaja para prohibir de forma preventiva las armas totalmente autónomas.

El nuevo informe del Centro Delàs de Estudios por la Paz  analiza la incorporación creciente de la autonomía en los drones militares y los principales países que los están desarrollando. El sector de las empresas que fabrican y exportan drones militares y el instrumental de alta tecnología que se utiliza en las guerras modernas se encuentra en pleno auge.

Las acciones militares y “de seguridad” con sistemas militares robóticos y drones armados han cambiado radicalmente los escenarios de guerra, que han pasado de concentrarse en objetivos militares y estratégicos a ataques que pueden afectar gravemente la población civil no involucrada.

Últimamente, además, los drones militares están evolucionando para poder incorporar sistemas autónomos de decisión. “Esta escalada hacia los sistemas armados autónomos es ética y jurídicamente inaceptable, porque delegar en una máquina las decisiones de matar va en contra de la dignidad humana y de los derechos de las personas”, apunta Pere Brunet, coordinador del nuevo informe que publica el Centro Delàs de Estudios por la Paz ‘Nuevas armas contra la ética y las personas. Drones armados y drones autónomos’. Esta nueva publicación ha contado con la colaboración de la coalición internacional Campaign to Stop Killer Robots que trabaja para prohibir las armas completamente autónomas y mantener un control humano sobre el uso de la fuerza.

Se puede leer aquí la nota de prensa en castellano, catalán e inglés.

Descarga aquí el informe completo en castellano, catalán e inglés.