logo-para-comunicados

Comunicado de DEMOSPAZ en apoyo al proceso de paz en Colombia

El acuerdo de paz entre el gobierno colombiano y las FARC-EP tiene un gran significado histórico para este país asolado por una guerra que causó alrededor de ocho millones de víctimas durante cinco décadas. Pero la relevancia del Acuerdo Final radica, más que en el pasado, en las oportunidades que abre para el futuro de Colombia en los aspectos que contienen sus seis puntos fundamentales: desarrollo rural integral, participación política, solución al problema de las drogas ilícitas, justicia hacia las víctimas, cese del fuego y de hostilidades y, finalmente, los mecanismos de implementación, verificación y refrendación de lo acordado. Además, las perspectivas de paz y justicia que se han abierto desbordan con creces sus fronteras, y afectan a toda América Latina e incluso, más allá, al conjunto de las naciones y pueblos del mundo.

El Instituto Universitario de Derechos Humanos, Democracia y Cultura de Paz y no Violencia (DEMOSPAZ) de la Universidad Autónoma de Madrid tiene como uno de sus objetivos principales difundir en el ámbito internacional y nacional el conocimiento de las iniciativas de desarrollo y defensa de los derechos humanos, de cultura de la paz, y de profundización de la democracia. En concordancia con nuestro espíritu y objetivos, apoyamos con firmeza el proceso de paz en Colombia y desde una respetuosa pero comprometida distancia, apostamos por el “sí” en el plebiscito del próximo día 2 de octubre.

Estamos convencidos de que este proceso iniciado en los acuerdos de La Habana abre el camino a un modo de vida política en Colombia que será más democrática y plural, apelando al diálogo en el espacio público como forma de resolver los conflictos frente a la violencia, que tanta injusticia, dolor y desamparo ha causado a lo largo de varias generaciones.

Esperamos que este acontecimiento decisivo en el camino hacia la búsqueda de la paz pueda ser una luz que ilumine a los otros actores implicados en el conflicto para alcanzar una paz justa y duradera. Es hora de construir una sociedad que reconozca la dignidad y los derechos de las víctimas junto con las aspiraciones de verdad, justicia y reparación en un horizonte de reconciliación.

Nos asiste la convicción de que sin paz no hay desarrollo posible, y que tampoco puede haber estabilidad democrática sin una apuesta por la justicia social, por la igualdad entre hombres y mujeres, y por la sostenibilidad ecológica, todos ellos elementos necesarios para alcanzar una sociedad libre de violencia y un Estado de Derecho pleno.

Por todo ello, apoyamos con esperanza el proceso de paz y la consolidación en el cumplimiento de los acuerdos alcanzados. Que la violencia quede muda frente a la palabra, el diálogo y la acción compartida de los hombres y mujeres que apuestan por la paz y la democracia en Colombia. Colombia merece vivir en paz.

“Sí”, con firmeza, en el plebiscito del próximo 2 de octubre.